Equifax paga 700 millones de dólares por la fuga de datos ocurrida en 2017.

 

Este fué el coste de perder datos en Equifax.

 

Equifax sufrió un incidente de seguridad debido a un error no resuelto y conocido en sus servidores Apache.

 

A pesar de estar disponible la solución de seguridad para aplicar en sus servidores, dos meses antes del incidente, la compañía no habría aplicado.

 

La vulnerabilidad hizo posible el acceso a la organización y la publicación de casi 150 millones de datos personales de clientes.

 

 

La información filtrada contenía nombres, apellidos, fechas de nacimiento, permisos de conducir, datos de tarjetas sanitarias, direcciones y teléfonos.

 

 

Según el acuerdo suscrito por Equifax, la empresa pagó hasta 700 millones de dólares en en daños por la reclamación colectiva presentada por la organización de consumidores de EEUU.

 

En el acuerdo, Equifax especificó su intención de ofrecer a los consumidores afectados, servicios de monitorización de crédito.

 

Para ello, Equifax hizo una dotación de 300 millones de dólares a un fondo con esta finalidad.

 

Según la compañía, el fondo también estaría disponible para los clientes que tuvieron otras afectaciones relacionadas con la fuga de datos ocurrida en 2017.

 

Si con esta cifra no fuera suficiente para pagar a los afectados, Equifax se comprometió a ampliar la dotación con 125 millones de dólares adicionales.

 

Equifax también acordó que, a partir de enero de 2020, brindaría a los consumidores seis informes de crédito gratuitos cada año durante siete años.

 

Por último, Equifax también ofreció realizar el pago de $ 175 millones a 48 estados, el Distrito de Columbia y Puerto Rico, así como $ 100 millones a la Oficina de Protección Financiera del Consumidor en concepto de multas civiles.

 

Dificil recuperarse completamente de una fuga de datos y cada día ocurren nuevas.

 

Al impacto económico que suponen las sanciones hay que añadir el impacto económico de las inversiones en seguridad para reforzar la protección de la información.

 

Sin olvidar los daños a la imagen y los incalculables daños a la pérdida potencial de negocio generados por el deterioro de la confianza hacia la organización.